Dermatología

 En Flebella® nos preocupamos siempre por nuestras pacientes, por eso estamos buscando constantemente nuevas opciones para que cuiden de su piel. Para lograrlo, te ofrecemos nuestro espacio para que consultes con María Fernanda Martino, nuestra dermatóloga especializada en: acné, rosácea, hiperpigmentaciones, melasma, control de nevus, alopecia, topicaciones con ácidos, y muchas otras patologías que nos pueden surgir en la vida diaria.

Acné

Hoy en día una gran cantidad de personas se ven afectadas por el acné o sus cicatrices. Sabemos que este se produce por un aumento en la producción del sebo, alteraciones de la flora microbiana, hiperqueratinización (aumento de las capas de la piel), e inflamación local; y los factores que lo agravan son: el estrés emocional y psicológico, el maquillaje graso (generalmente oclusivos), y factores irritantes ambientales.

El acné se puede clasificar en distintos grados:

  • Grado I: no inflamatorio. Se observan comedones que pueden ser abiertos o cerrados
  • Grado II: inflamatorio (leve). Se observan pápulas y pústulas
  • Grado III: inflamatorio (moderado). Nódulos, tubérculos y/o abscesos
  • Grado IV: inflamatorio (severo). Acné conglobata.

El tratamiento específico para acné varía según el grado de enfermedad que tenga el paciente. El pilar del tratamiento está basado en máscaras secativas para controlar la producción de sebo en la piel y así, evitar la acumulación de células muertas, ya que podrían infectar y taponar los folículos pilosebáceos, es necesario complementar con Alta Frecuencia para desdematizar e higienizar la zona tratada. Se evaluará la necesidad, dependiendo del tipo y grado de acné que presente el paciente, o la conveniencia de realizar algún tratamiento médico. En cualquier caso, siempre se acompañará con tratamiento domiciliario para lograr un mayor efecto.

En Flebella te ofrecemos una consulta con nuestra dermatóloga, la cual va a evaluar cada caso en particular y recomendarte el mejor tratamiento para tu acné. Además te comentamos que tenemos promociones exclusivas para cuidar tu piel, a continuación te compartimos algunas:

  • Alquimia Facial
  • Alquimia + Flebicare
  • Flebi Skin A
  • Flebi Skin B
  • Flebi Sensitive
  • Flebi Acné
  • Flebi Intense
  • Flebi Face

Rosácea

La rosácea es una dermatosis acneiforme de carácter inflamatorio crónico. Afecta generalmente a mujeres de 30 y 50 años, y con menor frecuencia al hombre, que por el contrario, cuando la sufre se ve afectado más severamente.

La causa de esta dermatosis es desconocida. Hay una serie de factores que pueden guardar relación con la aparición de la misma, como aquellos que influyen sobre la dilatación de los vasos sanguíneos, tales como la dieta y ciertos hábitos de vida (café, té, alcohol, luz solar), también se han implicado factores endocrinos y alteraciones de la flora bacteriana intestinal.

¿Cuáles son los síntomas?

Con frecuencia comienza como un enrojecimiento que aparece como un sonrojo a través de la nariz, mejillas, barbilla o frente. A medida que el tiempo pasa pueden aparecer granos rojos (barros) y abultamientos llenos de pus. Algunas personas también notan pequeños vasos sanguíneos a través de su nariz y cachetes. En algunas personas, la piel de la nariz se enrojece y engrosa (conocido como rinofima). La rosácea también puede afectar los ojos, irritando e inflamando los párpados al igual que la parte blanca dentro del ojo.

En Flebella te ofrecemos la opción de atenderte con nuestra dermatóloga especializada en rosácea. Según la situación de cada paciente y el grado de rosácea que posea cada uno, puede indicar tanto tratamientos cosmetológicos, como un conjunto de cosmetología con tratamientos médicos, ya sea limpiezas de cutis o sesiones de E-Light.

Luz Pulsada con Radiofrecuencia (E-LIGHT).

El E-Light produce calor de forma controlada. Al colocarse a nivel de la piel se generará un incremento en la formación de colágeno junto con la retracción de tejidos, lo que implica un aumento de luminosidad y tensado en la piel además de la atenuación de arrugas.

El tratamiento se lleva a cabo a través de una serie de pulsos de luz suaves sobre la zona afectada, favoreciendo la eliminación del enrojecimiento facial y de las venitas. El mismo puede utilizarse como tratamiento único o como complementario de otros procedimientos estéticos.

Por último, al igual que en el caso del acné, el paciente debe utilizar cremas locales y tener un adecuado cuidado e higiene de la piel para que se noten los cambios y resultados del E-Light.

Sus beneficios serán:

  • Piel más tensa y juvenil
  • El paciente puede reanudar sus actividades diarias inmediatamente después del tratamiento
  • Gran reducción de la rosácea

Poros dilatados

La presencia de poros dilatados es una consulta frecuente en la práctica dermatológica.

¿Qué son los poros en la piel?

Los poros corresponden al orificio de salida de la glándula sebácea y estos son mayores, o más evidentes, en las regiones de la piel donde la presencia de este tipo de glándulas es mayor, como la nariz, frente y mejillas. Si bien su tamaño está determinado genéticamente, hay ciertos factores que hacen que sean más grandes y visibles. Entre ellos se encuentra la exposición solar crónica, el cutis seborreico, el envejecimiento, la transpiración y el uso de ciertos cosméticos.

¿Cómo mejoramos su apariencia?

  • Limpieza de la piel, tanto de día como de noche
  • Utilizar una rutina de skin care que sea adecuada a tu tipo de piel, como por ejemplo productos con ácido salicílico en cutis seborreicos y acido retinoico en fotoenvejecimiento
  • Exfoliación una o dos veces por semana
  • Utilizar maquillaje no comedogénico y retirarlo al final del día
  • Usar protector solar que sea acorde a tu tipo de piel

¿Qué procedimientos podemos hacer en consultorio para mejorar esta patología?

  • Limpieza de cutis y microdermoabrasión
  • Peelings químicos
  • Microneedling
  • Plasma rico en plaquetas

Hiperpigmentaciones y Melasma

El melasma corresponde a máculas hiperpigmentadas (manchas oscuras) que aparecen en áreas expuestas al sol. Suele comprometer el rostro, a predominio de zona malar, frente y bozo. Es más frecuentes en mujeres.

Hay factores que favorecen su aparición como la exposición solar crónica, antecedentes familiares, embarazo, uso de anticonceptivos orales, tratamientos hormonales o medicación fotosensible.

Los tratamientos pueden variar de acuerdo a la localización del pigmento. En el melasma epidérmico el pigmento se encuentra en capas superficiales de la piel y en el melasma dérmico en capas profundas. Los mejores resultados se obtienen combinando tratamientos domiciliarios (cremas despigmentantes) con tratamientos en consultorio.

En Flebella realizamos peelings, mesoterapias despigmentantes, luz pulsada intensa, láser, al igual que microneedling con activos despigmentantes. Todos los tratamientos son personalizados de acuerdo al tipo de piel, tipo de melasma y necesidad de cada paciente.

Independientemente del tratamiento seleccionado nunca debe faltar el PROTECTOR SOLAR para prevenir la aparición de melasma y cuidar nuestra piel.

Control de Nevus

Los lunares son un tipo frecuente de crecimiento en la piel que generalmente aparecen como pequeños puntos marrones oscuros y son causados por grupos de células pigmentadas.

Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo y en todas las edades, siendo más frecuentes en los primeros 20 años de vida.

Es común que muchos lunares benignos sufran cambios a lo largo de la vida (color, tamaño, espesor, crecimiento de pelo). Pero también hay ciertos cambios que pueden indicar la presencia de un lunar maligno o Cáncer de piel.

Control de lunares y Cáncer de Piel

El control de lunares debe ser anual y más frecuente en algunas personas que tienen mayor riesgo de padecer Cáncer de piel (antecedente personal o familiar de Cáncer de piel, enfermedades genéticas que predispongan a la aparición de cáncer de piel).

Además de la evaluación médica anual de lunares es importante el autoexamen de piel, a través de la Regla ABCDE, que de forma sencilla nos permite detectar cambios en los lunares viejos o aparición de lunares nuevos con algunas características que llamen la atención para consultar antes al Dermatólogo.

¿Qué es la Regla ABCDE?

A (Asimetría): si se divide el lunar al medio, siendo una mitad es distinta de la otra.

B (Borde): irregular, mal definido.

C (Color): diferentes tonos de color en el mismo lunar.

D (Diámetro): más de 6mm de diámetro o aumento rápidamente de tamaño.

E (Evolución): si parte de un lunar o su totalidad se vuelve negro o en caso de que evolucionen y produzcan nuevos signos y síntomas, como picazón o sangrado.

¿Cuándo debo consultar al Dermatólogo?

  • Aparición de una mancha o lunar en la piel con las características ABCDE.
  • Crecimiento continuo de un lunar.
  • Erosión, sangrado, costra sobre el lunar.
  • Heridas en la piel que no curan después de varias semanas/meses.

Alopecia

La alopecia es la pérdida anormal del cabello, por lo que el término se considera un sinónimo de calvicie.

Puede afectar al cuero cabelludo o a otras zonas de la piel en la que existe pelo, como las pestañas, axilas, región genital y barba.

La forma más frecuente es la alopecia androgénica, también llamada alopecia androgénetica o calvicie común, que es responsable del 95% de los casos. Afecta principalmente a los varones, y menos frecuentemente a las mujeres.

¿Cuáles son las causas de alopecia?

En la causa de la alopecia androgénica hay que destacar dos factores, el genético y el hormonal. Aunque existe un componente hereditario, no se conoce el gen responsable, pues se trata de una herencia poligénica dominante.

El factor hormonal depende fundamentalmente de las hormonas masculinas o andrógenos que actúan sobre los folículos pilosos predispuestos genéticamente a la afección, provocando su miniaturización progresiva hasta ocasionar su atrofia completa y fibrosis.

La causa de la alopecia areata no está claramente definida, pero se puede desencadenar por situaciones de estrés, y en ocasiones puede haber un trasfondo autoinmune.

Existen múltiples causas que producen la caída del cabello. Una dieta carente de nutrientes esenciales, problemas de tiroides, déficit de hierro, infecciones, estrés, anemia, exceso de cosméticos (tintes, …), son factores que colaboran con la alopecia.

Los efectos colaterales de algunos tratamientos también pueden provocar caída del cabello, como la quimioterapia o las radiaciones.

¿Cómo puedo tratar la alopecia?

En la consulta con nuestra dermatóloga especialista, te va brindar distintos tipos de tratamientos según el grado de alopecia que tengas. Estos tratamientos pueden ser dermatológicos, relacionados con vitaminas que te puede recetar, o médicos como el Plasma Rico en Plaquetas Capilar o la Mesoterapia Capilar.

Plasma Rico en Plaquetas Capilar:

La técnica Plasma Hair está especialmente indicada para revitalizar y fortificar el cabello de pacientes jóvenes con pelo miniaturizado, funcionando también como complemento del microtrasplante capilar. El procedimiento favorece la revascularización de la zona, aportando más oxígeno y nutrientes a los bulbos pilosos. En pacientes que recibieron un microtrasplante, acelera la cicatrización, evita la formación de queloides y facilita el crecimiento de los folículos implantados.

Mesoterapia Capilar:

La mesoterapia se realiza en forma asistida por microinyectores que hacen más confortable la aplicación. El procedimiento consiste en introducir distintos medicamentos (meso fármacos) bajo la piel, de manera local, en la zona a tratar. Esto brinda un estar agradable para el paciente, ya que se utilizan inyectores diseñados para tal fin, pudiendo, tras cada aplicación, continuar normalmente con sus tareas habituales.

Las sesiones de mesoterapia capilar, duran entre 10 y 15 minutos, y se aplican en la zona de pérdida del cabello, combinando distintos fármacos, tales como aminoácidos, oligoelementos y vasodilatadores que actúan al nivel del bulbo piloso, ayudando a detener la alopecia.

Topicaciones con TCA (ácido tricloroacetico)

El peeling químico o exfoliación química es una técnica terapéutica tópica con más de 100 años de historia y que, sin embargo, sigue estando de máxima vigencia en la actualidad. Consiste en la aplicación de un agente químico irritante o cáustico sobre la piel con el fin de producir la eliminación de la epidermis y de partes variables de la dermis, siendo estas capas reemplazadas posteriormente por otras nuevas de mejores cualidades cosméticas. El producto final será el rejuvenecimiento de la piel y la desaparición de lesiones preexistentes como manchas, queratosis solares, arrugas y cicatrices.

El arte del peeling químico radica en escoger el mejor peeling posible para cada tipo de paciente. Las indicaciones cosméticas son las siguientes:

  • Arrugas faciales por envejecimiento.
  • Fotoenvejecimiento facial.
  • Cicatrices postacné.
  • Melasma
  • Hiperpigmentaciones

En la consulta dermatológica, se evaluará cada caso en particular, indicando cantidad de sesiones necesarias y combinación con otras técnicas, armando un protocolo personalizado para cada paciente y cada patología en particular.